Artículos Técnicos

Energía Fósil Verde: La Transición Definitiva

Por 18 de marzo de 2021abril 1st, 2021Sin comentarios

¿Se ha preguntado alguna vez si los países están realmente preparados para las energías renovables, o si comprenden su importancia para nuestro futuro? El término «energía renovable» se asocia inmediatamente con «verde y limpia» y no con «explotación de petróleo y gas». Pero, ¿qué significa? Pues bien, se trata de energía procedente de fuentes de energía naturales y autosuficientes, pero muchas de ellas son de flujo limitado. En otras palabras, son prácticamente inagotables pero limitadas en cuanto a la cantidad de energía disponible por unidad de tiempo.

Por lo general, se considera que las fuentes renovables incluyen la biomasa (madera, etanol, residuos y biodiésel), la energía hidroeléctrica, la solar, la eólica y la geotérmica. Por ejemplo, hasta mediados del siglo XIX, la madera era una de las principales fuentes de energía, que la gente utilizaba para calentarse, cocinar y alumbrarse. Sin embargo, a partir de finales del siglo XIX, los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) se convirtieron en las principales fuentes de energía.

 

Hasta la década de los 90, la energía hidroeléctrica y la madera eran los recursos energéticos renovables más utilizados. Sin embargo, desde los años 2000, la energía verde fósil ha empezado a desempeñar un papel importante en todo el mundo. Por ejemplo, en la Unión Europea, la energía renovable alcanzó cerca del 15% en los últimos años, el doble que en décadas anteriores. En Estados Unidos, alrededor del 11% de toda la electricidad es renovable.

«Energía fósil verde» se refiere a la energía cuya fuente principal son los combustibles fósiles, pero que se genera mediante procesos con emisiones de gases de efecto invernadero por debajo de los límites legales; en algunos casos, las emisiones netas de carbono son nulas. En resumen, se trata de un proceso neutro en carbono para obtener combustibles fósiles sin afectar al medio ambiente.

En general, la energía fósil verde desempeña un gran papel en el control de los gases de efecto invernadero, reduciendo las emisiones al medio ambiente. Según la Agencia de Información Energética (EIA), en Estados Unidos la energía procedente de la biomasa fue del 43%, seguida de la eólica y luego de la hidroeléctrica.

El dióxido de carbono (CO2) es uno de los GEI más agresivos, seguido del metano (CH4), el óxido nitroso (N2O) y los hidrofluorocarbonos (HFC).

Dados sus peligros, todos los países deben trabajar para reducir las emisiones de GEI procedentes de la quema de combustibles fósiles para contrarrestar el cambio climático. Este esfuerzo debe incluir también a las empresas de servicios de la industria petrolera, tanto en la fase previa como en la posterior. Estas empresas deben desarrollar tecnologías y soluciones que disminuyan las emisiones de GEI, maximizando el valor más allá de la perspectiva económica.

En Nakasawa Mining and Energy Ltd, nos comprometemos a reducir las emisiones y a ayudar a nuestros clientes a proporcionar energía fósil ecológica mediante la aplicación de normas de alta calidad en los diseños y procedimientos de nuestros equipos en todos los procesos de fabricación y funcionamiento. Nuestros productos y soluciones están diseñados para ser rentables y respetuosos con el medio ambiente. Podemos reducir las emisiones en un 10% gracias a nuestra innovadora tecnología de generación de vapor, el calentador Super Matroid. Su transferencia de calor altamente eficaz hace que el proceso de inyección de vapor sea más rápido, ahorrando en el consumo de combustible y, en consecuencia, disminuyendo las emisiones de GEI para ayudar a nuestros clientes a proporcionar energía fósil verde.

Puedes descargar el artículo completo aquí.

    Déjanos tu correo electrónico para descargar el artículo